Maria Solivellas en las patateras de su huerto © Toby Glanville