La descubrimos hace pocos días, era San Isidro. Buscábamos un lugar donde tomar un vermut pero no nos apetecía ir a la pradera y estar rodeados de una muchedumbre. Busqué en internet, me encontré con Deluz & Cía -la saga hostelera cántabra a la que pertenece- y empecé a tirar del hilo.

CELSO-Y-MANOLO_webUna barra de mármol de ocho metros de largo donde acodarse mientras le das al palique con tu vermut en la mano. Eso sí, artesano, traído de Tarragona y delicioso. Ahora parece que está de moda, pero tomar esta bebida podría compararse con tomar bitter kas, eso que pedían tus abuelos en sus salidas de paseo. Y si nos vamos mucho más atrás, al origen, imagínate a Hipócrates macerando flores de ajenjo y hojas de díctamo en el vino. Dicen que él fue el creador del vermut, y que lo llamó vino de hierbas. Este vino hipocrático ha llegado hasta hoy, pasando por la costumbre de los bávaros en el siglo XVI de aromatizar el vino, que llamaban wermut. Y nosotros sintiéndonos tan modernos en Celso y Manolo, esta tasca de aspecto algo bohemio pero con alma vanguardista.

IMG_4803

A las flechazos es complicado aplicarles la razón, pero creo que una de los motivos por las que me conquistó este lugar es por cómo sabe evocar una época pasada haciéndola actual. Porque aunque Celso y Manolo ya estén jubilados, los hermanos Zamora (Deluz & Cía) han sabido plasmar una fotografía en movimiento de la España de nuestros abuelos y traerla al tiempo que vivimos hoy. Ni tú ni yo vivimos aquel momento, pero evocar un recuerdo de alguien que sí la vivió hace que inevitablemente se produzca la complicidad.

IMG_4800

Una carta castiza, con un montón de guiños a pequeños productores y a la comida orgánica. Tomates de España, marisquete del barato, arroces anárquicos, quesos de pastores invencibles, bacalao slow noruego, ensaladas vacilonas… Tiene chispa y alma. Sentí que nos buscaba, quería conectar con nosotros. Así que hacerle un feo a Celso y Manolo era algo impensable y pedimos una ensaladilla con pimentón de la Vera y piñones y un arroz campero. Se marcaron un chotis con el vermut en la mesa que nos dejaron sin aliento.

IMG_4802Y de los vinos, qué os voy a contar. Se me hicieron los ojos chiribitas cuando la vi tan en sintonía con la de comida. Varios vinos naturales, ecológicos, los clásicos de siempre. Me encantó la descripción del albariño, con la que invitan a viajar por los acantilados, faros y naturaleza salvaje del norte. Pura evocación del paisaje donde nacen el vino y las sensaciones. A mí esto me convence. No sé a ti.

IMG_4814

  • Por cierto, no olvides suscribirte a The Wine Newsletter para recibir el día 15 de cada mes historias como estas pero en exclusiva para ti. ¡Tienes abajo el hueco para dejarme tu email! Solo enviaré cosas bonitas 😉

Suscríbete a la newsletter