En cuanto a los dulces naturales, encontramos vinos monovarietales elaborados con Moscatel y Pedro Ximénez. 

Williams & Humbert

Moscatel

De color castaño o caoba, especialmente floral (jazmín, azahar, madreselva) y cítrico (pomelo, lima). Son vinos con un dulzor fresco, elaborados a partir de uvas asoleadas, con una elevada concentración de azúcares, que posteriormente fueron sometidos a crianza oxidativa.

Acompáñalo de frutas, helados y repostería. En general, postres que no sean excesivamente dulces. Sírvelo fresco, entre 12 y 14 grados.

Pedro Ximénez

Igual que el Moscatel, este tipo de vino se elabora a partir del asoleo de uvas. Son vinos de color ébano, muy muy oscuros y densos, con notas de higos, pasas, dátiles, miel, arrope, fruta confitada, compota de frutas, e incluso de café, cacao y regaliz. Son untuosos y aterciopelados. Probablemente el vino más dulce que podemos encontrar en Jerez. 

Bébelo fresco, entre los 12 y 14 grados. Acompáñalo de postres no muy dulces, chocolates ligeramente amargos y quesos azules intensos (Cabrales, Roquefort, Stilton).