Hoy es nuestro primer día en Turín. Hemos aterrizado pasadas las doce de la mañana, con la idea de recorrer rincones del Piamonte que no aparecen en las guías de viaje. En la libreta, algunos nombres de elaboradores de vino que visitaremos la próxima semana y algunas direcciones de sitios donde comer que ellos mismos nos han dado. Lo que no nos imaginábamos era que en la misma calle donde nos alojamos estaría escondida una de las mejores trattorias de Turín: Quo Vadis.

Chef Moreno Grossi

Corso Raffaelo, 5. Ahí se esconde la trattoria regentada por Moreno Grossi, un chef que a sus 78 y a pesar de algunos problemas de salud ya superados, sigue al pie de la cocina y la sala, recibiendo y despidiendo personalmente a sus clientes y sentándose a charlar con ellos en la mesa de al lado, si se da el caso.

Trattoria Quo Vadis

Un poco de suerte y buen olfato nos han servido para descubrir la primera sorpresa que Turín nos tenía guardada: la magnífica trattoria de Moreno Grossi. Un lugar íntimo, pequeño, acogedor, con Moreno yendo de allá para acá sin parar. Es uno de esos hombres humildes y serviciales con ganas de hacer que sus comensales se relajen sentados a la mesa. 

Trattoria Quo Vadis

Un entrante de ensalada con mil aromas: hinojo, apio, jengibre, almendra, naranja, sandía, melón, queso feta, arándanos, higos… Él la llama «insalata greca». Frutas y verduras la mar de apetecibles para apaciguar el calor sofocante con el que entramos en la trattoria. Un primer plato delicioso que nos abre el apetito.

Nebbiolo

Entre sorbo y sorbo del vino de la casa, el chef Moreno se acercaba a comprobar que todo estuviera en orden. «Ti piace?», «Bene?», nos preguntaba en voz baja. Nuestra respuesta no podía ser de más admiración y agradecimiento por darnos tan bien de comer y hacernos disfrutar tanto. Parecíamos tres niños con zapatos nuevos.

Vitello tonnato

Cada uno de nosotros eligió un plato dejándose llevar, en parte, por lo sugerente que sonaban todos en italiano. Por ejemplo, vitello tonnato, una especie de roast beef con una salsa de alcaparras, anchoas, crema de leche y atún. Muy típico del Piamonte. Las verduritas, en su justo punto de cocción,  la carne y la salsa eran un espectáculo de sabor.

Postre Quo Vadis

A sabiendas de que con cada uno de los platos nos deslizábamos al final de la comida llegamos al postre: un delicado bizcocho era la base de un helado muy suave, coronado con láminas de naranja confitada y rodeado de cinco cerezas rellenas de un almíbar que explotaba en la boca. El toque final se lo dieron el polvo de cacao y un poco de miel. ¿Hace falta que siga? 🙂

GrappaAl final de la comida Moreno se acercó a nuestra mesa para ofrecernos una grappa. Cansado pero alegre se sentó al lado mientras nos contaba que sigue enamorado de la Toscana, el lugar donde nació. Sus hijos y nietos, e incluso su vida desde que tenía cuatro años pertenecen a Piamonte, donde se ha convertido en un maestro culinario, en uno de los cocineros que mejor interpreta la gastronomía regional. Su trattoria Quo Vadis bien merece una visita si estás por Turín. Apúntate la dirección: Corso Raffaelo, 5.

Suscríbete a The Wine Newsletter para recibir en tu bandeja de entrada recomendaciones de lugares, vinos imperdibles, historias de productores y consejos para saber más.